domingo, 14 de enero de 2007

Lentes grandes=Ideas grandes



Orlando Ojo
Por: Ernesto Collinot


Para muchos puede que el nombre de Erlend Oye, no se signifique gran cosa. Para otros, este nombre es sinónimo expreso de genialidad, en toda la extensión de la palabra. Un tipo que a juzgar por su aspecto; una cabellera pelirroja y unos lentes en extremo “old fashion”, pareciera un miembro activo y exitoso de un club de matemáticas de un escuela pública de Noruega, País que lo vio nacer.


Miembro fundamental del proyecto Kings of Convenience, Erlend Oye es poseedor de un talento extraordinario como músico, letrista y recientemente se ha estrenado como DJ para la importante serie; DJ Kicks, logrando crear un trabajo excepcional aclamado por expertos y neófitos en las cuestiones electrónicas.

En Kings Of Convenience hace dueto desde 1998 con Eirik Glambek Boe, otro virtuoso y artesano del New Folk, que junto con Erlend han creado 2 discos de estudio trascendentales: Quiet is The New loud y Riot On an Empty Street, donde mezclan el Folk, con acabados Pop de primer nivel, música muy bien hecha, donde las letras y el trabajo en arreglos puede arrastrar lo que sea. Todo el olor nórdico con la calidez en la voz de Erlend y Eirik hacen de Kings Of Convenience, una fragancia irresistible para quienes buscamos en el verdadero Indie, una fórmula para rociarnos de música con buen aroma.

Para seguir con la etapa de demostrarle al mundo su poder, Poco después, Erlend se dio tiempo para trabajar en el debut de una banda de su natal Bergen; Royksopp, más cercano a la escena de baile, y que daría dos éxitos: “Remind Me” y “Poor Leno”. En ese momento surgió la necesidad de hacer algo más. “Me entró el deseo de escribir y grabar mucho más rápido,” comenta, “que, por ejemplo, con Kings Of Convenience, donde había demasiado perfeccionismo. Quería escribir canciones que reflejaran el aquí y ahora, mi estado de ánimo de este momento”.

Erlend ahora vive en Berlín, sabe que se le considera un genio, aunque actúa con precaución y aunque aun es un tipo sencillo ya odia las entrevistas. Tras sacar el primer disco con The Kings of Covenience y el trabajo con Royksopp, Erlend se dio el gusto de entregarnos un disco muy personal: Unrest, Donde hecho mano de 10 productores de diferentes ciudades. El resultado es excelso y ponía a Erlend es un estatus de vanguardia mundial, dejándole un pie en el Underground y otro en el Mainstream, aunque como todo en la vida, el disco fue blanco de criticas severas por parte de publicaciones especializadas, argumentando pobreza lírica y rapidez en la producción, en otras palabras, hecho al vapor.


A pesar de esto Unrest se convierte en referencia perfecta para describir la escena smart mundial, un disco, diez productores, diez ciudades. Un régimen estricto que dio forma a Unrest. La grabación llevó a Erlend de Bergen a Berlín, pasando por Barcelona, Roma, Rennes, Nueva York, Suecia o Finlandia, con la ayuda de algunos de los productores de música electrónica más innovadores del momento: Morgan Geist, Soviet, Schneider TM, Jolly Music, Bjorn Torske, Prefuse 73, Kompis, Mr. Velcrofastener, Minnitza y Kilogram.

Erlend llevo Unrest a públicos distintos de varias formas o en varias encarnaciones, bien como Erlend el DJ, o como Erlend el solista, pero siempre un Erlend activo, prestándole su voz a medio mundo. Phonique, Korsakow, Dj Hell, Jolly Music, en otros, se han beneficiado de la calidez interpretativa del noruego.

Apariciones en lugares como el Festival Aquaplaning, Dugnad, Sonar o en la casa de algún fulano al este de Londres han mostrado todas las facetas que encierra su repertorio. “Quiero que me vean como un artista por lo que he hecho. Hace tiempo estuve mezclando música en Portugal para 1500 personas, con seis compactos, un disco y un micrófono, y conseguir que todos bailaran fue uno de los mejores momentos de mi vida.”


Así llega Otro disco de Erlend Oye, bajo el sello de DJ Kicks, famosa por su trabajos tan exquisitos y con elencos de primer orden. La noticia de su debut formal como DJ no me sorprendió. Le he venido siguiendo la pista desde el 2000. Sin embargo temía que Erlend mostrara una etapa demasiado retro y dejara de lado las nuevas tendencias.

Para mi sorpresa, el disco llego a mis manos y no quise leer nada previamente, quise sentirme como si fuera parte de una ranchería en la zona serrana de cualquier estado. Aislarme y dejar que mis oídos fueran los únicos jueces.

La portada como siempre, increíble, el arte de esta disquera (K7) siempre deja al consumidor satisfecho. Y así comencé con el track 1, Se Weit Wie Noch Nie, donde me sentí atraído a ese sonido alemán tan ochenta que tanto gusto en su momento. La cosa se ponía mejor, cuando en el track 2 se apareció un remix de un tema del mismo Erlend que venia incluido en el disco Unrest: Sheltered Life, pero, había en el algo que me atrapó, Erlend canta acapela sobre las partes que cree convenientes, letras de otras canciones y así, bajo este sistema y sobre su propio remix, canto un extracto de aquel tema trance de Miss Jane: Fine Tonight.

Me quede maravillado de aquel remix y no podía de quitarme la tonada de esa pieza. Seguí con la disección del disco y cada vez me entusiasmaba mas. No puedo quejarme de ningún track. Todo es perfecto en este disco, pero hay una pieza que se lleva a todas las demás: Poor Leno [Silikon Soul Rmx] / There Is A Light That Never Goes Out [Acapella]…Se trata de un remix de la canción de Royksopp Poor leno a buena velocidad (130 bpm), pero con letra de aquella legendaria canción de los Smiths “There Is A Light That Never Goes Out”. El resultado es por demás loable. Estoy seguro que Morrissey no objeto nada al escucharla (Previo pago de regalías, claro esta).

No conforme con el éxito de DJ Kicks y ya en su etapa de residente en Berlín, forma un proyecto increíble donde le apuesta a instrumentación básica y se olvida de las cajas de ritmos. The Whitest Boy Alive es su nueva banda. Con su álbum debut “Dreams” ya esta sonando por toda Europa y para ser honesto, es uno de los trabajos mejor logrados de Erlend. Los tres alemanes y el tipo de los lentes tocan soberbio.

Hace unos días le escribí un e-mail a Erlend, aunque se que detesta las entrevistas, no me importo, le pregunte para cuando tendríamos nuevo trabajo de los Kings Of Convenience. La respuesta fue directa y concreta: 2008.

Esperemos que así sea, ojala y las ocupaciones de Erlend y Eirik no destruyan el proyecto KOC, sería una lastima. Aunque no hay que descartarlo: Eirik ya formó una nueva banda: Kommode que ya está tocando por Noruega.

Definitivamente respaldo la idea de la genialidad de Erlend, no hay mas que decir, los noruegos están marcando la pauta y este hombre que parece ser primo hermano de Napoleón Dinamita esta demostrando que los nerds dominarán al mundo poco a poco, y si no, ahí tienen a Weezer.

1 comentario:

Cristina dijo...

Muy buen artículo, gracias y felicidades Ernesto...

CRIS